La historia
de Chloe

Chloe sufre una enfermedad rara muy rara, de esas de las que nadie sabe nada, de las que no tienen nombre y lo poco que sabemos nos aterra, es una enfermedad progresiva, crónica e invalidante y nadie sabe como detenerla.

Unos meses antes de cumplir los 3 años Chloe comenzó a sufrir un deterioro psicomotor muy violento, se caía, babeaba, empezó a tener dificultades para beber hasta que le fué imposible hacerlo, perdió la estabilidad y el habla, los médicos creyeron que se trataba de un tumor cerebral, pero después de semanas ingresadas nos fuimos a casa sin respuestas y con miedo, mucho miedo.

Ningún doctor sabía que le pasaba, saltamos de un hospital a otro, distintas ciudades, distintos países, ibamos de un especialista a otro, de una terápia a otra, convirtiendo nuestra vida en un infierno, Chloe ya no juagaba, ya no corría ni reía, arriesgaba su vida en cada bocado, sus piernecitas se llenaron de moratones, impotente nos miraba y lloraba, las palabras rotas caían de su boca.

Cuando los médicos dejaron de hacer pruebas y me dieron citas semestrales para revisión comprendí que si nosotros no buscabamos respuestas, nadie mas lo haría, y que solo comprendiendo que produce su enfermedad, podríamos buscar el tratamiento que la detenga, desde entonces esa es mi lucha “buscar para encontrar”.

Investigación para Chloe

En El Instituto de Investigación Germans Trias i Pujol (IGTP)

 

Blog

La otra vida
La otra vida

Hoy me desperté pensando en aquella otra vida que no fué, la que nos robó la enfermedad de Chloe, la que le robó a ella, a Kaia y a todos los que la queremos y centramos nuestros esfuerzos en mejorar su calidad de vida y pelear para que tenga una oportunidad. Chloe hubiera sido sin lugar a dudas una excelente…

Cuando el monstruo tiene nombre
Cuando el monstruo tiene nombre

Hace solo unas semanas que nos fuímos a celebrar el cumpleaños de Gaby a un restaurante de la ciudad, un martes cualquiera de una primavera cualquiera. Desde que Chloe enfermó son raros los días en que puedo reunirme a comer con amigas en medio de la semana, entre el cole, las terápias, las visitas médicas, el trabajo y las actividades…

Solo la empatía puede salvar el mundo
Solo la empatía puede salvar el mundo

    Hace días que una anécdota da vueltas en mi cabeza, pero no es una anécdota cualquiera, es persistente y pegajosa, no consigo librarme de ella…es una anécdota llaga, así de amarga y dolorosa, pequeña tal vez pero con un retrogusto casi a permanencia que me agobia, es una anécdota que hace daño. Chloe salió a jugar al jardín…